10 oct. 2013

Olé por las bibliotecarias rurales


El pasado sábado 28 de septiembre hubo un encuentro de clubes de lectura de pequeñas bibliotecas en Uclés (Cuenca) [...] quiero destacar el breve discurso de Encarni Hernández, la activa bibliotecaria de Pozorrubio de Santiago (un pueblecito de 400 habitantes sin apenas recursos en los 3 últimos años), que entre otras cosas dijo con claridad y contundencia:

"Hay dos puntos clave en la historia contemporánea de las bibliotecas, ambos coinciden con los únicos momentos en que España ha vivido en democracia plena, la Segunda República y la democracia actual. Quienes acabaron con la primera mostraron un interés especial por quemar los fondos de bibliotecas en las plazas públicas. Ahora sus herederos fulminan los recursos de las bibliotecas con los recortes.

Las bibliotecas jugamos en los pueblos pequeños un papel fundamental de dinamización cultural, la única que trasciende las atávicas fiestas patronales, con sus guisos, verbenas y actos religiosos. Las bibliotecas aquí estimulamos los días de diario, cuando solo los residentes moran las plazas de bares semivacíos.

Y este es otro aspecto esencial de nuestro quehacer. La mujer rural existe culturalmente hablando, nuestros clubes de lectura ensanchan sus horizontes más allá de la tradicional cocina, la costura o los encajes, única cultura de las mujeres en tiempos felizmente pasados; y por supuesto más allá también de la omnipresente televisión.

Concluyo diciendo, que la mencionada sequía de inversión pública se encamina a dejar que las bibliotecas marchiten por falta de riego, y a que así, la cultura ya mustia colabore a que nuestra libertad palidezca también."

¿Alguien lo dijo mejor en estos tiempos de tan sospechosos silencios?

Texto completo en https://www.facebook.com/photo.php?fbid=734662799892615&set=a.546169112075319.150718.100000467056949